Los fundamentales de acciones son parámetros clave de una empresa, como el flujo de caja y la rentabilidad de los activos (ROA). Los analistas suelen realizar análisis fundamentales para analizar una acción examinando sus fundamentos. Se trata de examinar cualquier dato que pueda influir en el precio o el valor percibido de una acción.

Cómo funcionan los fundamentales de las acciones

¿Qué son los fundamentales de las acciones? en 4 puntos
¿Qué son los fundamentales de las acciones? en 4 puntos

En términos generales, el análisis fundamental consiste en examinar cualquier dato que pueda influir en el precio o el valor percibido de una acción. Como su nombre indica, se trata de ir a lo esencial.

El análisis fundamental se centra en crear un retrato de una empresa, identificar el valor fundamental de sus acciones y comprar o vender la acción basándose en esa información. Algunos de los indicadores utilizados habitualmente para evaluar los fundamentales de una empresa son los siguientes:

  • Flujo de caja
  • Rendimiento de los activos
  • Apalancamiento conservador
  • Historial de retención de beneficios para financiar el crecimiento futuro


La solidez de la gestión del capital para maximizar los beneficios y la rentabilidad de los accionistas.
Los analistas fundamentales tienen un planteamiento rígido a la hora de analizar el rendimiento de los valores. Se fijan en una serie de factores que, en su opinión, influyen en el rendimiento de una acción. Entre ellos se incluyen el sector en su conjunto, la competencia, la estructura de gestión de una empresa, sus ingresos y beneficios, así como su potencial de crecimiento.

Ejemplo de datos fundamentales


Todos los datos son públicos y están fácilmente disponibles, generalmente a través de los estados financieros de una empresa. El objetivo final es identificar qué valores tienen un precio correcto o incorrecto en el mercado.

Para ayudarle a visualizarlo, utilicemos la siguiente analogía. Piense en el mercado de valores como en un centro comercial, donde las acciones son los artículos a la venta en los puntos de venta. Sus miras están puestas únicamente en los productos del centro comercial. Se descarta a los compradores como un rebaño emocional y poco fiable, que no tiene ni idea del valor real de los artículos a la venta.

Los analistas fundamentales se mueven lentamente por las tiendas en busca de las mejores ofertas. Una vez que la multitud se aleja de, por ejemplo, los ordenadores personales (PC), mirarán más de cerca los que se pasaron por alto.

Los analistas fundamentales pueden intentar determinar el valor como chatarra de un PC despojado de su disco duro, tarjetas de memoria, monitor y teclado. En el mercado bursátil, esto se asemeja al cálculo del valor contable, o precio de liquidación, de una empresa.

Estos analistas también se fijan mucho en la calidad del PC. ¿Va a durar o se estropeará en menos de un año? Los analistas fundamentales estudian minuciosamente las especificaciones, examinan la garantía del fabricante y consultan los informes de los consumidores. Del mismo modo, los analistas de renta variable comprueban la estabilidad financiera del balance de una empresa.

A continuación, los analistas fundamentales pueden tratar de entender el rendimiento del PC en términos de, por ejemplo, potencia de procesamiento, memoria o resolución de imagen. Son como las previsiones de beneficios y dividendos identificadas a partir de la cuenta de resultados de una empresa.

Por último, los analistas fundamentales reunirán todos los datos y obtendrán el valor intrínseco, o valor independiente del precio de venta actual. Si el precio de venta es inferior al valor intrínseco calculado, los fundamentalistas comprarán PC. Si no, venderán los que ya tienen o esperarán a que bajen los precios para comprar más.

Consideraciones especiales


Realizar un análisis fundamental puede suponer mucho trabajo. Pero esa es, posiblemente, la fuente de su atractivo. Al tomarse la molestia de profundizar en los estados financieros de una empresa y evaluar sus perspectivas de futuro, los inversores pueden aprender lo suficiente para saber cuándo el precio de las acciones es erróneo.

Estos inversores concienzudos son capaces de detectar los errores del mercado y ganar dinero. Al mismo tiempo, comprar empresas basándose en su valor intrínseco a largo plazo protege a los inversores de los peligros de las fluctuaciones diarias del mercado.

Sin embargo, el hecho de que el análisis fundamental muestre que una acción está infravalorada no garantiza que vaya a cotizar pronto a su valor intrínseco. Las cosas no son tan sencillas. En realidad, el comportamiento real de los precios de las acciones pone implacablemente en tela de juicio casi todas las participaciones bursátiles, e incluso el inversor más independiente puede empezar a dudar de los méritos del análisis fundamental. No existe una fórmula mágica para calcular el valor intrínseco.

Importante: El hecho de que el análisis fundamental muestre que una acción está infravalorada no garantiza que vaya a cotizar a su valor intrínseco en un futuro próximo.

Cuando el mercado bursátil está en auge, es fácil que los inversores se engañen pensando que tienen un don para elegir a los ganadores. Pero cuando el mercado cae y las perspectivas son inciertas, los inversores no pueden confiar en la suerte. En realidad, necesitan saber lo que hacen.

Análisis fundamental frente a análisis técnico


El análisis fundamental es muy diferente de su primo, el análisis técnico. Mientras que el análisis fundamental se centra en medir el valor intrínseco de una acción, el análisis técnico se concentra únicamente en el historial de negociación y precios de una acción, observando las señales de negociación y otras herramientas analíticas para evaluar la fortaleza o debilidad de una acción.

Los analistas técnicos creen que el rendimiento pasado de una acción -su precio y actividad comercial- puede ayudar a determinar hacia dónde se dirigirá en el futuro. En esencia, la teoría del análisis técnico se basa en el hecho de que el movimiento de los precios no es aleatorio. Por el contrario, considera que los patrones y las tendencias son identificables y se repiten a lo largo del tiempo.

Para demostrarlo, volvamos a la analogía anterior. Los analistas técnicos ignoran la mercancía en venta. En cambio, se fijan en las multitudes como guía para saber qué comprar. Así, si un analista técnico observa que los compradores se congregan en una tienda de informática, tratará de comprar el mayor número posible de PC, apostando a que la creciente demanda hará subir los precios de los PC.

Te invitamos a Revisar nuestro Calendario de Webinars Gratuito donde podrás participar junto a nuestros análistas EN VIVO con una serie de Temas de Trading


¿Tienes alguna duda o comentario acerca de este tema? escríbanos a clientes@inversionesytrading.com

Ahora, si quieres aprender algunas estrategias para poder hacer trading, te invito a que revises nuestro canal de Youtube donde encontrarás mucho material educativo. Haz clic aquí.